Blog

Consecuencias de una orden de restricción de violencia doméstica

Una orden de restricción doméstica podría:

  • Ordenar que el acusado no asalte, amenace, abuse, persiga, hostigue, o interfiera con el demandante, sus hijos, o personas con que convive ni en persona, en el trabajo, por teléfono, o de cualquier otra manera.
  • Ordenar que el acusado se mantenga alejado de cualquier lugar incluyendo la escuela del partido reclamante, la escuela de sus hijos, su lugar de empleo, o el hogar de amigos, o cualquier otro lugar donde podría buscar alojamiento.
  • Prohibir que el acusado posea o compre una arma de fuego.
  • Decirle a la policía que remueva el acusado del hogar.
  • Otorgarle al partido reclamante dominio total provisional sobre pertenencias copropietarias de el acusado y reclamante, tal como un vehículo, barco, una computadora, equipaje electrónico, cuentas de banco, o electrodomésticos.
  • Ordenar que el acusado continúe haciendo pagos de préstamo.
  • Ordenar que el acusado regrese los efectos personales del reclamante.
  • Ordenar que el acusado pague ciertas cuentas, reembolse dinero que el reclamante perdió por faltar al trabajo u otros gastos (tal como pagos para ambulancia, médico, dentista, hospedaje, asesoramiento y/o tarifas legales).
  • Ordenar que el acusado pague las tarifas de abogado del reclamante.
  • Ordenar que el acusado acuda un programa de tratamiento para evitar maltrato físico u otros servicios de asesoramiento.
  • Custodia de hijos y derechos de visita – Si el reclamante y el acusado tienen hijos, el juez puede decidir adonde vivirán los menores, cual padre tomará decisiones que afecten los menores, y cómo los menores pasarán tiempo con cada padre (adónde, cuándo, y si se ocupa supervisión).
  • Traslado de menor – Solicitar que el juez impida uno o ambos padres que viajen o que se muden fuera de la ciudad, el condado, el área, o el estado con los menores.